NOTICIAS

NOTICIAS

GOURMET

Gourmet, gourmand, premium, fine & specialty foods… términos adecuados para nuestros productos gourmet   

Gourmet, gourmand, premium, fine & specialty foods… términos adecuados para nuestros productos gourmet   

ESPAÑA

Gourmet/gourmand De origen francés. Su uso en español, se refiere a las personas amantes de los productos de alta calidad (y a estos productos en sí mismos), hechos con ingredientes naturales, en algunos casos totalmente artesanales, con una elaboración y presentación muy cuidadas. Se asocia a la alta cocina. Podría ser un sinónimo de “foodies”, como amantes de la buena mesa, si bien gourmet sería una persona de gustos más exquisitos.  También podíamos pensar en los foodies como la nueva generación “gourmet”.

Premium, se utiliza en español por su significado en inglés, aunque se trata de un latinismo que significa “algo de la mejor calidad, que tiene las mejores cualidades”. En general con Premium se designan a los productos de calidad superior, con características especiales y diferenciales, por encima de lo que pudiésemos esperar. Dentro de nuestro sector gourmet, designaríamos con Premium a nuestros productos más destacados.

Delicatessen, origen alemán. Sería, en español, un sinónimo de de gourmet, si bien, es mucho menos utilizado que este.

FRANCIA, REINO UNIDO Y ESTADOS UNIDOS

Gourmande. En francés, significa de “alta gastronomía”.  Y las “gourmandises” podías traducirlo como “laminerías”.

Para referirnos a los productos gourmet tal como los entendemos en España, deberíamos utilizar “épicerie fine”. “Fine products” se utiliza también en inglés para designar estos productos en Reino Unido.

Specialty foods, se utiliza en UK y EEUU para designar a lo que en español llamamos productos gourmet.  

Fruit Attraction, la feria de las frutas y hortalizas más gourmets

Fruit Attraction, la feria de las frutas y hortalizas más gourmets

Del 15 al 17 de octubre se celebra por 6º año consecutivo la feria Internacional Fruit Attraction, punto de encuentro de las frutas y hortalizas más exquisitas que podemos disfrutar en nuestro país, con más de 800 expositores confirmados para este año 2014.

Somos conocedores de la gran calidad de los productos que se exponen en esta feria y el esfuerzo que realizan las empresas para presentar nuevas variedades, presentaciones, envases…

El sector hortofrutícola está evolucionando rápidamente y afrontando la realidad de la importancia de la imagen, un adecuado diseño y presentación gourmets para sus productos de más alta calidad y por descontado todos aquellos ya transformados y preparados para su consumo (4ª y 5ª gama).

Esta visión, -mucho más desarrollada en otros países como Italia, el gran competidor del mercado español en cuanto a cifras de exportación en frutas y verduras-, y el cuidado de la imagen gourmet de nuestros productos cobra una relevancia especial con la actual coyuntura económica o con el reciente veto a las importaciones en Rusia.

Factores como el veto ruso generan un campo de batalla -como nunca antes se había conocido- para conseguir destacar en el punto de venta y  que sea tu producto el elegido por el consumidor, no solo una vez, sino crear en él la necesidad de disponer de tu producto en el punto de venta una y otra vez. Esto solo lo podemos conseguir con la mayor calidad, el un precio competitivo y una imagen de nuestro producto memorable (y elegante, divertida o sofisticada) que nos ayude a ponerlo en valor.

Debemos cuidar la imagen ya que la presencia adecuada en Ferias,  con una imagen cuidada y coherente con nuestro perfil de consumidor final (no olvidemos que él es que debe volver a comprar nuestro producto si queremos que el mayorista o intermediario vuelva a comprarnos), ya sea deportista, ejecutivo, ama de casa, familias uniparentales, familias de dos componentes, niños…. 

El precio de nuestros productos gourmet

El precio de nuestros productos gourmet

Cuando definimos nuestra estrategia de precios podemos seguir distintas tácticas:

Calcular todos nuestros costes (directos, indirectos, fijos y variables) y el margen o beneficio necesario para que nuestra empresa pueda crecer con el paso del tiempo.

Analizar los precios de nuestra competencia y decidir si nos posicionamos en la parte alta, media o baja de la gama de precios de productos sustitutivos al nuestro.

Estudiar el mercado y diferenciar nuestro producto, hacerlo único a los ojos de nuestro cliente potencial y definir cuál es el precio que ese cliente estaría dispuesto a pagar teniendo en cuenta: la calidad de nuestro producto, su presentación, cuáles son los productos sustitutivos actuales a los ojos del consumidor, la logística, el momento y la experiencia de consumo,  es decir, la percepción de nuestro cliente una vez que hemos trabajado de forma adecuada todos los aspectos para hacerlo único dentro de un sector como el gourmet.

Competir mediante la diferenciación de producto es una estrategia mucho más sostenible que entrar en la batalla por el precio. Veamos un ejemplo:

Podemos pensar en la fruta como un alimento básico en nuestra dieta y con una diferenciación en el punto de venta, en muchas ocasiones, poco desarrollada por las empresas. Sin embargo, un productor con una fruta de alta calidad podía desarrollar un “nuevo” producto y, consecuentemente, una nueva línea de negocio para su empresa:  si presenta una variedad de sus frutas con un packaging muy diferencial, con una imagen atractiva que promocione en el punto de venta -o dé la posibilidad de compra online ofreciendo un buen servicio de transporte- y consiga que su nueva presentación haga de sus frutas un regalo perfecto para hacer a un amigo, familiar o compañero de trabajo, al que le transmite sus mejores deseos en forma de salud y bienestar para el homenajeado. En este caso, su nuevo producto pasa de cubrir una necesidad de alimentación básica a ser sustituto de un ramo de flores, una botella de vino o unos bombones y el precio deberá adecuarse a esa situación de compra.

APLICACIÓN DE LAS NEUROCIENCIAS AL SECTOR GOURMET

APLICACIÓN DE LAS NEUROCIENCIAS AL SECTOR GOURMET

Los avances realizados en los últimos años nos han permitido adentrarnos en el conocimiento del comportamiento humano como individuo y, por extensión, como consumidor.

Cuanto más conocemos a nuestro clientes, sus gustos, preferencias y necesidades, mejor podremos satisfacerlos, sorprenderlos y superar sus expectativas.

A continuación destacamos algunas de las conclusiones de aplicación en productos gourmets. 

Texturas. Cuantos más sentidos se impliquen mayor impacto y recuerdo generará nuestro producto gourmet. Podemos utilizar, por ejemplo, materiales agradables al tacto para transmitir suavidad, delicadeza o rugosos para transmitir producto natural, sin aditivos o ecológico.

Lo sencillo gusta más. Nuestro cerebro se rige por formas básicas: cuanto más sencillo sea nuestro logo, imagen, producto, etcétera, más nos llamará la atención. La publicidad sencilla y visual es más atractiva para nuestro cerebro.

Formas redondeadas. Nuestro cerebro responde mejor a las formas curvas, más fáciles de encontrar en la naturaleza que las aristas. Utilizar una forma lineal donde habitualmente encontramos una forma redondeada o en combinación con ella, crea un contraste que también ayuda a captar nuestra atención. 

La forma que demos a nuestro producto gourmet o envase hará que nos transmita una sensación u otra, ya que nuestro cerebro piensa en imágenes. 

Miramos a los ojos y seguimos la dirección de la mirada. También de los modelos que se utilizan en publicidad, así que debemos hacer que dirijan su mirada hacia el producto o información que más nos interesa transmitir.

Los colores transmiten emociones. Debemos tenerlo en cuenta al diseñar un producto, un packaging o la publicidad de tu marca.

Emociones. Con nuestros productos gourmet y su presentación debemos cuidar todos los aspectos que puedan despertar emociones y sensaciones positivas en nuestro cliente: salud, sabor, naturaleza, juventud, bienestar…una atención esmerada y personalizada a nuestros clientes, transmitirán calidad y compromiso por las cosas bien hechas.

En el punto de venta, los aromas, colores, disposición del producto, temperatura y resto de elementos que puedan influir en un mayor bienestar, contribuirán a que el cliente pase más tiempo en él y, por consiguiente, se incrementen las posibilidades de que adquiera tus productos.